Los Detectores del ojo humano



En el ojo humano existen cerca de 140 millones de detectores. De estos, aproximadamente, 6 millones son conos. El resto son bastones o bastoncillos. En la figura de la izquierda puede verse el esquema de un cono y un bastón. En el dibujo, la parte superior de ámbos identificada con la letra e indica el segmento externo , de los detectores, donde se hallan los pigmentos visuales fotosensibles en capas transversales. i es el segmento interno , donde se produciría la conversión de los pigmentos en carga eléctrica. n sería el nucleo donde las cargas eléctricas se acumularían. Y p, el pie en los conos, y s, la esférula en los bastones, son los terminales de contacto sináptico.

Recientemente (a fines del siglo pasado) se ha descubierto que algunas células bipolares también son detectoras de luz, aunque su función primordial sería la de establecer el ritmo circadiano pero no participarían de la formación de la imagen. Estarían conectados al cerebro a través del hipotálamo. Su pigmento sería la melatopsina y su función sería determinar el ritmo del sueño y regular la apertura del iris del ojo.



Los Conos

En la retina existen cerca de 6 millones de conos.

Los conos son uno de los dos tipos detectores que existen en la retina del ojo del ser humano. Su nombre deviene de su forma, pués en la periferia de la misma son conos alargados. A medida que el cono está ubicado mas cerca de la fovea el cono se alarga y disminuye su ancho, de modo que morfológicamente se parece más a un bastón que a un cono, no obstante sigue llamándoselo cono por extensión.
En la figura de la izquierda puede verse esquemáticamente las formas similares que tendrían los conos a medida que se acercan a la zona foveal. Puede vese que el segmento externo va alargándose para parecer más a un bastón que a un cono en la fovea.



En la parte central de la retina, en la zona que coincide con el eje óptico del ojo
. humano existen solo conos.
En la figura de la derecha puede verse esquemáticamente diferentes tipos de conexiones nerviosas de los conos sus niveles. Para entender un poquito el mecanismo visual es necesario comprender que el ojo es un cuerpo cuasi esférico con una abertura por donde entra la luz, la pupila , atraviesa el humor vítreo y llega a la retina.

Lo sorprendente es que el fondo de la retina es el pigmento epitelio que por fuera del ojo constituye la esclerótica , o sea la parte exterior del ojo.
Aca viene lo sorprendente: La luz que entra por la pupila llega a los detectores
por detrás o sea atravesando toda la capa nerviosa e incidiendo en elos detectores, conos y bastones por detrás .

Hasta hoy, por métodos indirectos, se han detectado tres tipos diferentes de pigmentos en los conos. Cada uno de ellos corresponde a uno de los mecanismos de la visión del color . Por esta razón los colores primarios son tres: rojo , verde y azul .



Los Bastones

En la retina del ojo existen cerca de 130 millones de bastones. Sin embargo en la parte central de la misma, conocida como la fovea, que coincide con el centro óptico del ojo, no hay bastones.

Los bastones o bastoncillos son los responsables de la máxima sensibilidad a la luz o, en otras palabras, los que nos permiten ver cuando los niveles de iluminación son muy bajos (como, por ejemplo, de noche, con la luz de las estrellas).



Se cree que los bastones no contribuyen en modo significativo a la visión de los colores, de allí el dicho
"de noche todos los gatos son pardos" , queriendo significar que no es posible distinguir el color de los mismos cuando es obscuro. Los bastones son sensibles aún a niveles muy bajos de iluminación, casi en el nivel cuántico.



En los bastones hay un pigmento visual que se conoce como rodopsina o púrpura visual.